Angel Martín Martínez


Angel Martín Martínez

Biografía

Nací el 21 de diciembre de 1969. De padre madrileño y madre valenciana, me crié en un pueblo de la periferia de Madrid.

El alpinismo y la montaña siempre han sido una gran pasión para mí, y en muchos aspectos, eje de mi vida.

Huyendo de la vorágine de la gran ciudad que es Madrid, durante tres años viví en un pequeño pueblo del Pirineo Catalán, donde inicié mi vida en pareja y me dediqué a aquello que me apasionaba, que era ser guía de montaña.

El azar hizo que pasáramos una temporada en la ciudad de mi madre, Gandía, pero lo que en principio iban a ser tres meses se han convertido en 26 años viviendo en una ciudad que ya es la mía y de la que estoy profundamente enamorado.

Estoy casado y tengo una niña adolescente de la que estoy muy orgulloso.

Mi actividad laboral es el aire acondicionado y la electricidad en régimen de autónomo.

Con la excusa del alpinismo, he formado parte de expediciones tanto en Sudamérica como en el norte de África, pues viajar es la parte que más me ha formado como persona.


Motivación

El 15M marcó un punto de inflexión, de encuentro, dónde se creó un espacio de reivindicación y de debate. Quedó de manifiesto que éramos muchos los que sentíamos una profunda desafección con el sistema político y que había una desconexión clara entre este y la ciudadanía.

Podemos es una consecuencia directa de este movimiento, que interpela a la ciudadanía para que participe en política, creando un espacio abierto y plural.

Es en este escenario en el que me animo a formar parte de un proyecto en el que la participación, la transparencia, el feminismo y las políticas en favor de la ciudadanía sean los ejes transversales.

La política en muchos aspectos ha sido un espacio cerrado, ajeno, en el que la gente sólo participaba cuándo había que ir a votar, y los partidos políticos, profundamente endogámicos, eran espacios cerrados que además no invitaban a participar.

Creo que Podemos ha tenido la capacidad de envalentonar a la gente para que se empodere y de un paso adelante, que nos demos cuenta de que la política o la hacemos nosotros o la harán contra nosotros.