José Antonio Merlo Vega


José Antonio Merlo Vega

Biografía

Vivo en el barrio Garrido de Salamanca desde hace 50 años = soy de Garrido. Me formé en colegio público, instituto público y universidad pública. Soy profesor universitario. Llevo enseñando 25 años, en los que además he tenido y sigo teniendo responsabilidades de gestión educativa, cultural, presupuestaria y de personal. Soy optimista y de pensamiento abierto.

La política me ha interesado siempre, pero es la primera vez que me vinculo a una actividad política. Creo que las administraciones son más que meros instrumentos de gestión: son los vehículos que permiten realizar políticas para las personas, los medios que posibilitan garantizar la justicia social y los espacios desde los que se puede alcanzar el bien común. Por eso -y porque el desánimo y el descrédito no benefician- quiero aportar mi trabajo a la propuesta colectiva que se está desarrollando en Salamanca.


Motivación

Salamanca es una bonita ciudad de la que podemos presumir. Eso es cierto. Pero quienes vivimos en los barrios también queremos presumir de ciudad: por sus servicios, por sus posibilidades y por su atención. Hoy no podemos presumir de servicios (básicos y a menudo externalizados) ni de sus posibilidades (¿de qué vivir en Salamanca?) ni de que se atienda a quien vive aquí (las políticas municipales se deben hacer desde las casas, no desde las sedes de los partidos).

Las anteriores elecciones municipales posibilitaron tener una representación vecinal significativa, desde la que se pudo hacer política para el bien común y deshacer proyectos ideados para el beneficio privado. Repetir y aumentar esa representación es una prioridad, que se conseguirá desde un programa colectivo pensado para una ciudad que necesita oferta laboral, iniciativas que consoliden la población, proyectos para disfrutar de la vida aquí, servicios que garanticen la habitabilidad y que lo de todos sea para todos.

Quiero que se pueda presumir de esta ciudad de dentro afuera y de fuera adentro. Podemos ser más que una ciudad bonita. Por esa razón, me sumo al proyecto municipalista hacia una Salamanca abierta.