María Belén Sánchez Venturo


María Belén Sánchez Venturo

Biografía

Mi nombre es Belén Sánchez y soy gandiense por decisión propia, ya que no nací ni crecí en esta ciudad en la que llevo 25 años viviendo, sino en Madrid.

Mi formación académica es variopinta: empecé en el sector de la imagen, que fue el que más me atrajo, y durante muchos años trabajé como retocadora fotográfica para distintos laboratorios, siendo probablemente de las últimas retocadoras manuales que hubo en España.

Por otro lado, la docencia en fotografía también tuvo un hueco importante en esta etapa de mi vida, pues di clases en dos academias de Valencia y en Universidades privadas.

En el campo de la imagen me formé como delineante, y durante los últimos 10 años, toda la etapa del boom inmobiliario, trabajé en este oficio: despachos de arquitectura, obra pública... y también tuve a mi cargo alguna dirección de obra.

En mi vida personal soy una apasionada del arte y cuando tengo un hueco hago mis pinitos con los pinceles. Viajar también ha ocupado un espacio muy importante en mi vida y he recorrido distintos países de Sudamérica, alguno del norte de África y otros tantos de la Unión Europea.

Estoy casada y soy madre de una niña adolescente.


Motivación

Fui cabeza de lista en mi municipio (Gandía) de una candidatura de unidad popular. Concurrimos a las elecciones como agrupación de electores, probablemente la forma más democrática de presentarse a unas elecciones municipales, pero por algo menos de un centenar de votos y tras una campaña muy complicada, quedamos sin representación municipal.

No obstante, durante estos años he participado activamente en Podemos, y en todos aquellos espacios donde hemos tenido posibilidad de incidir, lo que me ha llevado a dar este paso adelante es llevar adelante la voz y las reivindicaciones de mi ciudad, de mi comarca y de mi comunidad.

Como feminista activa, el campo de mujer e igualdad es un terreno en el que me gustaría trabajar y profundizar, ya que creo que empoderar a la mujer es el camino que puede cambiar el mundo y debemos ser firmes para que el futuro de nuestras hijas sea mejor en términos de igualdad.