Micaela Jiménez Fortes


Micaela Jiménez Fortes

Biografía

Soy Diplomada en Trabajo Social, Experta en Educación Social y Familiar, Máster en Género y Políticas de Igualdad de Oportunidades.

Mi experiencia laboral ha discurrido en ONGs, Administraciones públicas y Asociaciones sin ánimo de lucro. He trabajado con mujeres con problemas de adicción, con menores infractores, menores de protección y con colectivos en exclusión social. Actualmente compagino el trabajo de técnica de proyectos de igualdad con el de facilitadora en talleres de prevención de la violencia de género.

He sido miembro de Juntas Directivas de AMPAS y de AA.VV. He formado parte de la Junta Directiva del Colegio Profesional de Trabajo Social de Málaga, ocupando la Vocalía de Género. Soy activista del movimiento feminista de mi ciudad y Vicepresidenta de Fórum de Política Feminista de Málaga, Asociación que participa en diversos espacios de confluencia feminista en la ciudad –Coordinadora 8 de Marzo, Plataforma Violencia Cero, Recav Málaga..).

Me gusta definirme como “aprendiz de todo y maestra de nada”, porque me interesan muchos temas y mariposeo de uno a otro. De un tiempo a esta parte puedo afirmar que tengo dos pasiones: el Centro Social y Cultural La Nave, y la militancia feminista. Participo en Podemos desde su formación, si bien decidí implicarme de forma más activa hace unos tres años, colaborando en el Área de Feminismo creada en torno al trabajo del CCM, al trabajo de feminismo de la Coordinadora Provincial y en el círculo territorial distrito centro.


Motivación

Mi experiencia profesional me ha puesto en contacto con sufrimientos personales y problemáticas sociales, que han imposibilitado la indiferencia y eludir compromisos profesionales, sociales y políticos, para mejorar la vida de las personas. Este compromiso vital y social, y mi manera de “estar en el mundo”, lleva irremisiblemente a participar en aquellos espacios donde la ciudadanía se empodera colectivamente, y juntas pelear por una vida digna de ser vivida.

Pero lo queremos todo y lo queremos pronto, porque la ciudadanía que padece y carece no puede esperar, y porque los vientos de cambio parecen empujar en sentido contrario a los intereses de la mayoría social, cabalgando sobre el abatimiento, el abandono y la desesperanza de amplias capas sociales.

La situación social y política general, y de nuestra ciudad en particular (gentrificación, fondos buitre, barrios abandonados, brechas de género…) apremia y empuja a dar un paso adelante. La amenaza de involución y de retroceso crece, y empuja a comprometerse también en las instituciones, porque es allí donde se toman las decisiones que mejoran o empeoran la vida de nuestros vecinos y muy especialmente de nuestras vecinas.

Por todo lo expuesto, y siempre del brazo con otros y otras compañeras, me involucro de forma más intensa en este proyecto, con mirada larga, con mucho celo, sin descuidar la calle, con humildad y con rebeldía, porque ¡¡Juntas Podemos!!